>>>>>>>>>>>>>>>>>

>_nicolás_fuentes;

>_a_v;

>_windows_98;
>_2014;
>_nicolás_fuentes;

>_windows_98;

>_2014;

>_nicolás_fuentes;

»_instalación;

»_agosto;

»_2014;

»_proyecto_glitch;

>_VIERNES;
>_8;
>_AGOSTO;
>_2014;
>_esto_va_a_desaparecer;

>_VIERNES;

>_8;

>_AGOSTO;

>_2014;

>_esto_va_a_desaparecer;

»>_instalación;

»>_junio;

»>_2014;

»>_proyecto_glitch;

HEROICA. TERRITORIO DE RESISTENCIA

Enrique Flores/Mauricio Bravo/Javier Rodríguez/Francisco Rodríguez/Jose Manuel Dumay/Francisco Huichaqueo-Maria Jose Rojas/Claudia Osorio/Carlos Osorio/Victor Hugo Bravo/Felipe Weason/Carolina Muñoz/Nicolas Fuentes/Sergio Cerón/Mario Z/Basecolor - Daniel Cerda/Gonzalo Latoja/Angie Saiz/Sebastian Silvat/Sergio Acevedo/Rodrigo Yanes/Guillermo Blamey/Carlos Montes de Oca/Arkadiusz Sylwestrowicz/Carlos Silva/Viky Bravo/Ana Maria Fell/Aldo Garrido/Juan Esteban Reyes/Andres Duran

Del Cubo Blanco a la Caja Negra
Verdaderas alternativas a la endogamia institucional



“El espacio de las relaciones más comunes es el más afectado por la cosificación general. Simbolizada o remplazada por mercancías, señalizada por logotipos, la relación humana se ve obligada a tomar formas extremas o clandestinas si pretende escapar al imperio de lo previsible: el lazo social se convirtió en un artefacto estandarizado. En un mundo regulado por la división del trabajo y la ultra especialización, por el devenir-máquina y la ley de la rentabilidad, es importante para los gobernantes que las relaciones humanas estén canalizadas hacia las desembocaduras previstas y según ciertos principios simples, controlables y reproducibles.” 
Nicolas Bourriaud
Estética Relacional

Es impensable hoy en día analizar la reciente historia del arte contemporáneo chileno sin ubicar en una geografía conceptual todo el trabajo del icónico colectivo “Caja Negra” , una plataforma de arte alternativo sustentada en el desarrollo de lo colectivo y la fractura de lo autoral, cuyo caldo de cultivo se cimenta en la elaboración de un proyecto político colectivo, que nos sitúa al frente del debate sobre las mega-estructuras de poder (museo, institución, bienal, centro cultural, estado, etc.) y que se instituyen como los administradores de la selección y distribución del arte.

Frente a estas maneras de hacer arte, el proyecto “Caja Negra” nos demuestra que el trabajo en colectivo además del desarrollo pensante son las alternativas a la parafernalia institucional cuyo fin último esta más ligado a rendir cuentas a sus auspiciantes (ya sea estado o empresa privada) y generar una suerte de industrias culturales, que en facilitar el acceso al conocimiento artístico.

Frente a la territorialidad que demarca la institución, Caja Negra emerge como una plataforma nómada y desterritorializada que despliega bajo la figura de una congregación maleable, cuyo éxito se funda en un formato al que Zygmunt Bauman lo definiría como líquido, y que se antepone frente a esa solidez institucional y de ahí su longevidad.

Los más de 30 años que el proyecto Caja Negra mantiene, resuenan mucho más admirables aun cuando pensamos en todas las crisis de la historia chilena; que van desde el desarraigo institucional generado por la dictadura chilena hasta la instauración del programa neoliberal y esa manía por privatizar hasta la conciencia de los artistas.

Esa guerrilla se ha mantenido gracias a la convicción de los integrantes; primero de no ceder ante la imposición tanto de un aparato de estado opresor, y luego el no dejarse llevar por los paradisiacos encantamientos que la sociedad del consumo-oferta a cambio de una dosis de vaciamiento de la fuerza crítica, que sin duda ha sido parte importante de la agenda de Caja Negra.

Y segundo es la permeabilidad junto con el exitoso modelo de gestión que le da al colectivo una perspectiva internacional y a su vez le permite saltar el engorroso y complejo circuito interno chileno del arte, ubicando a sus actores como los “misioneros”, portavoces de la vanguardia del arte chileno en diversos países como Ecuador, Polonia, Argentina, Alemania, Colombia, México, Brasil y el Líbano.

Es por ello importante tener una lectura desprejuiciada que permita valorar su trabajo como una forma de resistencia, pero sobre todo como un dispositivo que propicia nuevas formas que a su vez incrementan la potencia del pensamiento sin necesidad de perpetrar un poder (como si lo hace la institución) todo ello gracias a su despliegue jerárquico diferente a la tradicional estructura piramidal del poder.

Potenciando el “encuentro de artistas” mucho más allá de las “aristas burocráticas propias de la realidad chilena post-dictadura” para contribuir en la elaboración de un modelo comunal y de convivencia generoso que desequilibra toda práctica viciada de egoísmo y ambición.

La contraposición visible entre el modelo expositivo institucional y lo que presenta Caja Negra como modelo expositivo (por ejemplo CUBO ) establece la diferencia entre lo que podemos denominar nuevos agentes de intervención en el espacio, rebasando el ideal de galería, de museo, de pabellón expositivo, en definitiva de cubo blanco, cuyo fin es reconocer la verdadera soberanía del artista y no el enunciado de poder que ésta enarbola sobre sus espectadores; ya que una exposición debería de ser el desarrollo dialectico y no dogmático del argumento del cual se está tratando.

Se trata de una toma de postura frente a los mecanismos empotrados y artimañas que ostenta la institucionalidad y que se configuran como válidos a la hora de emplazar políticas autoritarias en agendas impositivas que se visibilizan en por ejemplo restricciones del uso del espacio, en normas de montaje, o directamente en la censura del discurso de la obra, confrontadas a la libertad poética de un espacio autónomo “Cubo”.

Por lo tanto, la vertiginosa tarea de sus miembros es hoy en día el sobrellevar el complicado compromiso de entender que el proyecto no se inscribe en el espacio y por tanto no es el espacio , hoy más que nunca es preciso sobreponerse y entender a Caja Negra como un proyecto visual-crítico y de argumentación es decir un “espacio para el pensamiento”.

Hernán Pacurucu C.
Crítico y curador independiente

>_Artículo_MAVI;

>_Artículo_radio_u_de_chile;

En colaboración con Mónica Bate, Nicolás Fuentes, Felipe Fierro y Sebastián Valenzuela:


Mil voces protagonizarán nueva propuesta de Rainer Krause


El artista y académico del Departamento de Artes Visuales estuvo durante tres semanas en la Región del Bio Bio participando en una residencia organizada por CasaPoli que incluyó la realización de tres charlas y de una propuesta artística. “n” se tituló la obra que Rainer Krause comenzó a desarrollar en ese contexto y que se enmarca en un proyecto colectivo que contempla la participación de mil personas provenientes de diez países.

> Fuente;

En colaboración con Mónica Bate, Nicolás Fuentes, Felipe Fierro y Sebastián Valenzuela:

Mil voces protagonizarán nueva propuesta de Rainer Krause

El artista y académico del Departamento de Artes Visuales estuvo durante tres semanas en la Región del Bio Bio participando en una residencia organizada por CasaPoli que incluyó la realización de tres charlas y de una propuesta artística. “n” se tituló la obra que Rainer Krause comenzó a desarrollar en ese contexto y que se enmarca en un proyecto colectivo que contempla la participación de mil personas provenientes de diez países.

> Fuente;